Publicidad Cerrar X

Salud mental: presionan para que trabajen, pero no tienen contrato

Los trabajadores del dispositivo de inclusión habitacional del Programa Externaciones de Salud Mental exigieron la continuidad laboral de los cuidadores domiciliarios, ante la caída de sus contratos. El único programa de Salud Mental dependiente de la Zona Sanitaria Metropolitana brinda atención, acompañamiento y cuidados a 9 usuarios de salud mental, sin embargo ante la falta […]

Los trabajadores del dispositivo de inclusión habitacional del Programa Externaciones de Salud Mental exigieron la continuidad laboral de los cuidadores domiciliarios, ante la caída de sus contratos.

El único programa de Salud Mental dependiente de la Zona Sanitaria Metropolitana brinda atención, acompañamiento y cuidados a 9 usuarios de salud mental, sin embargo ante la falta de respuestas del Ministerio de Salud, está en peligro la continuidad de la atención.

María Vallejos, Trabajadora Social e integrante del Programa Externaciones de Salud Mental, en diálogo con Radio 7, expresó: “Ahora estamos sin cobertura de los cuidadores domiciliarios, porque el Ministerio de Desarrollo y Trabajo, no renovó sus contratos que vencieron el 29 de febrero. Como ellos veían que se caían sus contratos y no se renovaban, comenzaron a reunirse y estuvieron uno o dos días sin venir”.

El programa está integrado por enfermeros, psicólogos, trabajadores sociales, acompañantes terapéuticos y cuidadores domiciliarios. Los equipos psico-sociales, enfermeros y algunos acompañantes terapéuticos dependen de Salud Pública, los cuidadores domiciliarios dependen del Ministerio de Gobiernos Locales, Desarrollo y Mujeres.

“Luego de la medida empezaron a llamar por teléfono a los trabajadores para que se reintegran a sus labores habituales que ya les iba a llegar el nuevo contrato. Esto hicieron el martes, miércoles y jueves, ya el jueves ante la falta de un contrato escrito, de una norma o algo que asegure de alguna manera el cobro, decidieron dejar de brindar atención acá”, explicó Vallejos.

La atención del dispositivo de inclusión habitacional de Salud Mental está garantizado y continúa brindando cuidados a los nueve usuarios que asisten. Sin embargo, Vallejos señaló que garantizar el dispositivo genera sobrecargas en los trabajadores y que la falta de contrato de los acompañantes terapéuticos y cuidadores domiciliarios genera vulnerabilidad en sus derechos laborales.

Relacionados