Publicidad Cerrar X

Sin aumento por IPC las clases no están garantizadas

Con la publicación de la inflación de enero, que marcó un 20,6%, el gremio ATEN le exige al gobierno provincial que convoque a la negociación del salario docente. En un contexto de crisis económica, aumento de tarifas de servicios, del transporte público, liberación de precios de alquileres, incremento en los costos en los alimentos y […]

Con la publicación de la inflación de enero, que marcó un 20,6%, el gremio ATEN le exige al gobierno provincial que convoque a la negociación del salario docente.

En un contexto de crisis económica, aumento de tarifas de servicios, del transporte público, liberación de precios de alquileres, incremento en los costos en los alimentos y vestimenta, el gremio docente exclama que los salarios deben recuperarse y acompañar a la inflación.

El secretario General de ATEN, Marcelo Guagliardo expresó: “Hay quienes preparan el terreno para que el gobierno, en las negociaciones que ya debieran iniciar, presente una oferta salarial sin cláusula de actualización según IPC. En otros tiempos los gobiernos provinciales proponían acuerdos salariales con porcentaje y sumar fijas con una cláusula de nuevas negociaciones en caso de agravamiento de las variables económicas. Nunca se llamaba a esas nuevas negociaciones”.

A partir del implemento del dispositivo actual (actualización automática por IPC), las clases comenzaron en las fechas previstas los años 2019, 2022 y 2023. Con la salvedad de los años 2020 y 2021 de pandemia por Covid-19 donde se garantizó la educación con dispositivos alternativos.

Lo que refleja que los acuerdos salariales con actualización por IPC constituían un acuerdo válido tanto para el gobierno provincial como para el gremio docente, porque las clases comenzaban sin paro.

Con la pérdida del poder adquisitivo a partir del incremento de precios en diciembre y enero, sumado al aumento de las retenciones para ISSN, el gremio docente exige la convocatoria para negociar un salario digno.

“Nuestra vida, en las actuales condiciones, esta indexada. La comida, la ropa, el transporte, los combustible, los alquileres, y cualquier gasto que tengamos, ha sido liberado y su incremento se fundamenta en el sinceramiento de precios. Entonces es momento de sincerar el valor de nuestro trabajo” concluyó Marcelo Guagliardo.

Relacionados