Publicidad Cerrar X

Un golpe mortal al bolsillo del trabajador

Editorial por Abel Rojas

El mensaje es hacia los grandes supermercados, hacia las grandes superficies. Porque ustedes son los formadores de precios y en cierto sentido, por más que ustedes aseguren que los costos de producción se nos fueron, que los acuerdos de precio atrasaron, pueden llegar a tener razón en alguna parte, pero no en toda la película.

Si uno mira toda la película, se van a dar cuenta que los reales formadores del precio de cualquier comestible en la Argentina, son ustedes. Sí, ni más ni menos que ustedes. Y la especulación o la suba de las listas que han enviado, realmente son vergonzosas, porque enfrentan o se le paran de manos a un poder que ya quedó débil, que enfrenta una transición y debe mantener un barco a flote con una crisis tremenda, autoprovocada o no, pero que tiene una consecuencia de muchos años.

No pueden darse el tupé de ajustar de una manera salvaje los valores de los alimentos que tienen que consumir los neuquinos, que todavía no tienen un piso de recuperación salarial. No me refiero a quienes tienen muy buenos acuerdos y están en una situación bastante aceptable o empatada con la inflación.

Lo que están haciendo ahora es realmente dar un golpe mortal al bolsillo del trabajador que todos los días va, que está registrado -porque es un trabajador en blanco- pero que lamentablemente es pobre.

Ustedes hacen compras mayoristas y obviamente los precios los compran a otro nivel y después los venden como si fueran precios de oro y no es así. No le pueden asaltar el bolsillo así porque sí a la gente.

¿Qué culpa tiene la gente? Y me dirán ustedes ¿y qué culpa tenemos nosotros? Perdón, tengan la responsabilidad mínima de cuidar a sus clientes, porque son cautivos, porque van a terminar yendo. Sí, pero cuídense, porque saben que en algún momento esas personas que son cautivas van a dejar de ir porque no van a tener siquiera la plata para hacer un pedido y les va a convenir ir a la diaria para poder sobrevivir.

Y para ustedes, tampoco va a ser muy beneficioso que digamos, salvo para quienes hoy están pasando por otra situación económica, porque tienen otro acuerdo salarial.

La especulación que uno esperaba, lamentablemente de parte de los sectores económicos se dio, porque se sintieron con un pie en la cabeza durante mucho tiempo, porque tenían que regular por la consecuencia de la inflación y la crisis, pero tampoco es para que hoy le des al látigo de la remarcación como se la están dando.

Ni sus propios clientes se lo merecen, porque la van a pagar caro, lamentablemente. La pueden pagar con la falta de asistencia del cliente y puede haberse beneficiado el mercado del barrio totalmente, porque quizás sea un poco más caro pero pueden comprar de a poco y hoy comprar de a poco, es una moneda corriente entre muchos trabajadores en blanco, piénsenlo.

 

Relacionados